Reiki es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, utilizada para obtener equilibrio y paz interior en todos los niveles: Físico, Emocional, Mental y Espiritual.

 

Actuando en profundidad yendo a la raíz del problema, permitiendo que la emoción o patrón de conducta desequilibrada, se manifieste y sea sanado.

 

El reikista actúa como canalizador de la energía universal, siendo su objetivo, armonizar los planos que han sido enfermados.

 

Es una terapia complementaria a la medicina convencional y terapias psicológicas reconocida por la Organización mundial de la salud (OMS).

 

El Reiki se basa en la canalización y liberación de los chakras (puntos vitales enegéticos) que condicionan nuestra salud. El mal funcionamiento o bloqueo de estos podría dar lugar a dolencias físicas o trastornos emocionales.

 

A lo largo de nuestra  vida, se producen bloqueos internos que dificultan la circulación de la energía, por ello a veces nos sentimos desarmonizados.

 

Esta técnica la llevo utilizando hace mas de 15 años y suelo combinarla con otras terapias, para que el cliente antes de empezar, se sienta mucho mas relajado/a y en armonía interior, siendo mas receptivo a la sesión.